10 de junio de 2017

Desayuno en Júpiter, Andrea Tomé

Título: Desayuno en Júpiter
Título original: Desayuno en Júpiter
Autora: Andrea Tomé
Páginas: 440
Editorial: Plataforma Neo
Colección: autoconclusivo


Sinopsis
Cuando Ofelia y Amoke se conocen, sus mundos parecen completamente contradictorios. Ofelia es el caos, la apasionada por la astronomía que ha suspendido la selectividad y que pasa su año sabático en Gales con su padre, vendiendo mermelada orgánica, cazando liebres con su amigo Harlon y tratando de encontrar su propósito en la vida.
Amoke es el orden, una solitaria y responsable estudiante de Biología que pasa todo el tiempo que no está en la universidad cuidando de su hermano Tayo y leyendo libros de Charles Darwin.

Lo único que Ofelia y Amoke tienen en común son Virginia Wonnacott (una excéntrica y ermitaña novelista de noventa y dos años), la Asociación Hiraeth (una peculiar ONG) y la sensación de no tener una vida completa.

Cuando Virginia Wonnacott le ofrece trabajo a Ofelia como su asistente personal, los mundos de estas dos chicas se juntan. Mediante discusiones, libros de segunda mano, cartas y WhatsApps de madrugada, Ofelia y Amoke se entrelazan en un viaje para encontrar un futuro que no sabían que existía y descubrir los sentimientos de la una hacia la otra.


Opinión personal
Todas las mañanas, todos los días, tomamos la decisión más valiente de todas: elegimos vivir. Había olvidado cómo una carcajada puede fragmentarse y llenar una habitación, y cómo puedes sentarte junto a una persona y simplemente hablar, o incluso quedarte en silencio si quieres, y sentir cómo el universo se organiza ante tus ojos. 

Me gusta muchísimo este libro, es genial. Todo de ello es maravilloso, desde los personajes, a la trama, pasando por la pluma de la autora. Una de las cosas que más me gustan es que tratan de manera ligera la orientación sexual de las protagonistas, sin hacer un caos de todo ello, como debe de hacerse más a menudo. Como algunos ya sabréis, soy muy defensora de la libre elección de a quién amar o quién ser, algo que este libro define perfectamente, pero lo más importante no es eso...

La trama gira entorno a un misterio, una escritora a punto de morir y un fantasma. No quiero destripar mucho, pero el caso es que Virginia Wonnacott (sí, completamente igual que Virginia Woolf) es una escritora muy loca que contrata a una de las protagonistas, Ofelia, para escribir su biografía y a Amoke, la otra prota, como secretaria. Mientras que los días pasan y Ofelia va escribiendo la historia, algo sucederá relacionado con el pasado de Wonnacott y con el mejor amigo de Ofelia.

"Por favor, no te canses de mi", me gustaría decirle. Es algo que pasa a menudo. Las conversaciones se hacen más cortas. Las salidas, menos frecuentes. El cariño palidece hasta convertirse en un animalito pobre y desnutrido. La gente no permanece en mi vida, y no sé si es culpa mía, así que, por favor, no te canses de mí.

Me encanta cómo Wonnacott dice que su biografía es su gran verdad, en todo lo que se basa. La forma de ser pausada de la mujer crea un halo de misterio rodeándola que hace que, cuando se descubra el final, sea aún mejor.

Ofelia, es sin duda mi personaje favorita. Es una chica tenaz, que lucha por lo que quiere y por sus seres queridos. Es inteligente y capaz de ver cosas que escapan a ojos del resto... Y me gusta desde que descubrí que se llamaba como mi novela favorita de Sakespeare, la verdad. Poco a poco, Ofelia, con ayuda de Amoke, va descubriendo qué quiere hacer en el futuro, cómo es ella en muchos sentidos y qué es eso que tanto la intriga del pasado de Wonnacott. 

En su vida, una persona tiene muchos primeros recuerdos. La mayoría son banales, retazos de imágenes familiares que con suma facilidad pueden encontrarse en películas y novelas; unos pocos (felices poco, como puntualizaría Shakespeare) son auténticos, reales, nuestros. 

Que conste que Amoke es, también, excepcional. Tiene una forma de ser única, tímida, con miles de pensamientos bullendo en su mente a mil por hora siempre. Inteligente y estudiosa, capaz de hacer cualquier cosa por su hermano y por sus seres queridos.

Andrea Tomé tiene una pluma fresca y juvenil, con un toque de misterio e intriga que cada pocos segundos de deja en shock. Te pasas todo el libro sorprendiéndote y es, además, fantasía pura. Tiene una fantasía lógica, por decirlo de algún modo. Es algo que realmente me encanta, junto con que, cuando escribe, es capaz de hacerlo desde los dos puntos de vista de las protagonistas sin perder el ritmo de la novela. Y, además, todas las escenas están tan bien desarrolladas que da gusto.

-Desayunaría allí todos los días –aseguro, y ella cierra los ojos. 
-Un desayuno en Júpiter –afirma-. Suena bien.

Es un libro lleno de frases ingeniosas que te dejan con la boca abierta y el final es perfecto. Me encanta la intriga que deja, pero sin ser exageradamente abierto. Justo lo necesario para que, al acabar la lectura, te quedes un tiempo reflexionando sobre el qué pasará con esa pareja tan entrañable, que tanto ha sufrido para estar juntas... o no.

Porque, cuando estás tú, no tengo que preocuparme de si soy demasiado ruidosa o demasiado parlanchina o, en general, una molestia; para ti nunca soy una molestia.

Puntos
5-5

2 comentarios:

  1. Ay, estoy deseando leer este libro. Espero que me guste tanto como a ti :)
    Besos

    ResponderEliminar
  2. HOLA!!! me alegra que te haya gustado, yo por ahora no tuve el honor de leerlo, pero espero hacerlo pronto. Gracias por la entrada. Besos! ´
    amantedeloslibros20.blogspot.com.ar

    ResponderEliminar